lunes, 20 de junio de 2011

Sacaba seduce con su chicharrón a visitantes en XXII Feria

Un suculento chicharrón acompañado con mote, llajua y tocino fue el principal plato que se vendió en la XXII Feria del Chicharrón realizada ayer en Sacaba. Pero también se expuso otros platos derivados del cerdo como el escabeche, lechón y enrollado.

La feria concentró a más de 150 expositores y se calcula que más de mil cerdos fueron sacrificados para preparar la variedad de platos que tanto atraen a los comensales.

Cada uno de los pequeños comerciantes miembros de la Asociación de Chicharroneros mató de dos a cinco cerdos, mientras que otros sacrificaron de 14 a 16 chanchos.

“En la feria está permitido el chicharrón de cerdo y sus derivados”, afirmó el director de Cultura de la Alcaldía de Sacaba, Miguel Fajardo.

Los comensales estaban satisfechos por la variedad de platos y los accesibles precios.

“Es la primera vez que vengo y todo me parece bien. Los precios son razonables”, afirmó Carlos Monterrey, visitante de Cercado.
PRECIOS Los comerciantes vendieron el plato de chicharrón entre Bs 30 y 50. Una porción de tocino con mote y llajua costaba de Bs 5 a 10.

Algunos comerciantes aprovecharon la feria para vender otros platos y ofrecer más variedad a los comensales. Hubo picante de pollo, trucha, surubí y sábalo a la parrilla, también sopas.

No faltó la cerveza, la chicha y el guarapo para “matar al chancho” como acostumbran los cochabambinos.

Los policías municipales y funcionarios de la Alcaldía realizaron varias inspecciones a los puestos de comida en todo el recorrido de la feria (avenida Berto Nicoli) para controlar los precios, evitar el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y que los comerciantes no se asienten sobre las pasos peatonales.
ARTESANOS La feria reunió también a comerciantes de golosinas, juegos recreativos, artesanos y otros.

Un grupo de los artesanos tuvo que desarmar sus puestos e instalarse en otros lugares a exigencia de los funcionarios y policías municipales, porque habían invadido las vías para los peatones.

“Nosotros también necesitamos trabajar. Deberían estar más organizados y destinarnos un lugar”, señaló el artesano Julio Chuquimia López.

El inconveniente no pasó a mayores y la feria se caracterizó por la venta de chicharrón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada