martes, 3 de enero de 2017

¿Feria de Navidad, un monopolio de mercado?



El modelo de libre oferta y demanda, se basa básicamente en el precio que se le da a un bien, producto o servicio y su directa relación con la venta de aquello. Este modelo, postula que esta libertad de oferta y precio, encuentra dentro de condiciones ideales o “competencia perfecta”, un punto de equilibrio, momento en el cual, la oferta del mercado, cubre a cabalidad la demanda del consumidor, y por lógica consecuencia el precio del bien, encuentra dentro de esa balanza, el precio justo, el cual asumirá el valor real del bien, tomando en cuenta su costo base de producción y comercialización, sin exceder el precio que el consumidor debe pagar para adquirir el producto.

Pese a lo sencillo de este modelo, si no existe el respectivo control por las autoridades llamadas a controlar cada sector, la balanza puede ser desequilibrada fácilmente y generar un caos, con lo cual prácticamente todos los involucrados, con contadas excepciones, salen perjudicados.

Veamos, a manera de ejemplo, que hace algunas semanas a momento de instalarse la feria de Navidad, se generó un problema entre los comerciantes de la ciudad de Sucre, versus los comerciantes viajeros, problema que en palabras sencillas, se resume, en que los comerciantes de Sucre, se niegan a permitir la instalación de los viajeros, porque sencillamente, los viajeros venden más baratos los productos y supuestamente perjudican a los comerciantes sucrenses que pierden sus ventas. Lo alarmante de aquello, es que los comerciantes de Sucre, en algún momento se encontraron prácticamente de acuerdo en que los viajeros vendan sus productos, pero con la condición que igualen sus precios a los precios locales; es decir, que suban sus precios. Vemos pues, que dentro de estas condiciones tan increíbles, el perjudicado final es el consumidor sucrense que debe estar a expensas de un comerciante que ha llegado, a falta de control de nuestras autoridades, a imponer un monopolio de precios, toda vez que estos comerciantes son los que han llegado a acaparar toda la comercialización de los productos con sus puestos en los distintos mercados de la ciudad y cuando se instala una feria, sea de navidad u otra, son éstos mismos comerciantes que trasladan parte de su venta a la feria, se oponen a la venta de otros productos y ellos dan línea sobre el precio que se pone a cada producto, dejando de lado por completo la libre oferta y demanda.

El monopolio se define como la situación de privilegio legal o fallo de mercado, en el cual existe un productor o agente económico (monopolista) que posee un gran poder de mercado y es el único en una industria dada que posee un producto, bien, recurso o servicio determinado y diferenciado.

Esta teoría de libre oferta y demanda, jamás podrá encontrar el equilibrio si el productor o comerciante ejerce el monopolio. Hacemos un llamado a nuestras autoridades, para que puedan cumplir su labor y función, toda vez que son ellos quienes tienen la atribución de imponer las reglas de juego y los controles necesarios para que no existan estas arbitrariedades. Sucre, hoy por hoy se constituye en una de las ciudades más caras para vivir, tomando en cuenta su ingreso per cápita. Esperemos ver cambios en esta nueva gestión que iniciamos, para beneficio de todos nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada